Discurso de inauguración
Presidente de la Fundación Steve Menzies

4 DE OCTUBRE DE 2021

Transcripción del discurso

Discurso de inauguración
4 de octubre de 2021

Bienvenidos, amigos, al nuevo y valiente mundo de la Ecología Humana... y a una nueva iniciativa global que abordará este tema crítico en beneficio de nuestra humanidad compartida y de nuestros conciudadanos del mundo.

Mi nombre es Steve Menzies, y me complace anunciar el día de hoy el lanzamiento de una nueva fundación de ámbito mundial ideada y apoyada por su santidad el papa Francisco para hacer realidad los conceptos articulados en su trascendental y visionaria encíclica, Laudato si’. Esta importante carta a los pueblos del mundo contiene planteamientos sobre la forma de administrar nuestro planeta Tierra, sobre nuestra forma de pensar en la economía y el comercio, sobre nuestra visión de la tecnología y, sobre todo, sobre nuestro sentido de la fraternidad, en medio de los desafíos que ahora se nos presentan como seres humanos. Sus palabras intemporales pretenden mejorar nuestra condición humana y se extienden más allá de los muros de cualquier fe o partido político concreto, más allá de cualquier frontera geográfica o año calendario. Laudato si’. Esta importante carta a los pueblos del mundo contiene planteamientos sobre la forma de administrar nuestro planeta Tierra, sobre nuestra forma de pensar en la economía y el comercio, sobre nuestra visión de la tecnología y, sobre todo, sobre nuestro sentido de la fraternidad, en medio de los desafíos que ahora se nos presentan como seres humanos. Sus palabras intemporales pretenden mejorar nuestra condición humana y se extienden más allá de los muros de cualquier fe o partido político concreto, más allá de cualquier frontera geográfica o año calendario.

Hemos bautizado esta nueva e innovadora institución con el nombre de Fundación del Día de San Francisco, y hemos fijado nuestra celebración anual para el 4 de octubre, el día tradicional en el que San Francisco de Asís y sus enseñanzas son objeto de especial atención en festivales y conferencias de todo el mundo. Al igual que el Día de San Valentín, el Día de San Patricio, y los muchos, muchos otros días de celebración en honor a los campeones de la historia de la bondad y el amor entre todos los hombres y mujeres, vamos a marcar el Día de San Francisco cada 4 de octubre, y establecerlo como el punto central en nuestro calendario para la conciencia y la circunspección, para volver a dedicar y a recordar las palabras de Francisco de Asís en el siglo XIII y las enseñanzas del papa Francisco en el siglo XXI en su brillante excurso, Laudato, si’.

La idea de una fundación ecuménica de este tipo, que se extiende hacia afuera para acoger a todas las personas, creció de manera constante durante el año pasado, haciéndose realidad durante una reunión en mayo en la residencia del papa Francisco en Roma. Nos reunimos y expresamos nuestro deseo común de reunir un conjunto de iniciativas bajo el paraguas de una fundación operativa y dinámica que marcase una diferencia significativa y tuviese un impacto real y concreto. Para cumplir con este fíat papal, Su Santidad bendijo nuestra iniciativa y luego pidió – y yo acepté – el honor de ver realizados sus objetivos a través de la Fundación del Día de San Francisco.

Hemos adoptado una serie de mandatos para lograrlo.

El primer mandato se refiere a la defensa que hace la encíclica en cuanto al respeto y cuidado del mundo natural, en consonancia con las palabras y los hechos de San Francisco de Asís. A través de sus programas, la fundación instará a prestar atención a la correcta custodia de nuestro mundo mediante el comercio responsable y la ponderación de las actividades y sus implicaciones en el medio ambiente.

El segundo mandato se refiere a la urgente necesidad de abordar la ecología humana, como se indica en la encíclica, para lo cual se requiere alinear la tecnología con los valores espirituales y éticos más importantes y luego colocar los instrumentos dinámicos de la tecnología en su perspectiva humana adecuada, de manera de lograr su uso óptimo.

El tercer mandato se refiere a los elementos introducidos por primera vez en Laudato si’ y ampliados en la más reciente encíclica del papa, Fratelli tutti; es decir, que debemos cultivar las sensibilidades y las pasiones entre hombres y mujeres para que encontremos la verdadera fraternidad y la anhelada paz en el mundo, independientemente de la fe particular o de las fórmulas políticas. La encíclica reclama "un mejor tipo de política" basada en principios renovados de fraternidad y respeto.

La Fundación del Día de San Francisco ha comenzado a reclutar voluntarios, donantes y socios institucionales que provienen de los ámbitos académicos, filantrópicos, diplomáticos, corporativos y de obras de servicio social. La fundación Steve Menzies Global Foundation se ha comprometido a proporcionar la financiación inicial de la Fundación del Día de San Francisco, incluida la financiación de su sede operativa y su personal en Estados Unidos. Las oficinas de la fundación tendrán su sede en Nueva York, no muy lejos de aquí, y de manera muy apropiada, en la sede de las Naciones Unidas. La fundación abrirá delegaciones en varios países para llevar a cabo su labor y ofrecer beneficios concretos donde y cuando podamos ayudar.

Hemos establecido una estructura de gobernanza que es a la vez un foro intelectual y espiritual dirigido por una verdadera facultad de hombres y mujeres dedicados que abrazan la creatividad y prestan su dedicación a la resolución de problemas. Ya se ha convertido en un imán para líderes de opinión interesados en alcanzar los altos objetivos que hemos abrazado.

Como ejemplo, hoy anunciamos el Foro de Ecología Humana 2022 de la Fundación del Día de San Francisco, una serie que comenzará en el primer trimestre y que se centrará en los avances tecnológicos y la esencia humana. Se contará con la participación de líderes de opinión procedentes del mundo académico, de empresas tecnológicas y del ámbito de las políticas públicas, quienes aportarán ideas para este diálogo. Presentaremos a nuestras audiencias el contexto de la tecnología que se enmarca en la encíclica del papa Francisco en sus diversas y profundas implicaciones.

Nos ha conmovido la avalancha de ofrecimientos de apoyo de tantos sectores que nos han llegado desde mayo, pero no nos sorprende en un sentido. Toda esta iniciativa deriva de las palabras y obras de uno de los mayores exponentes de la paz y el respeto por la naturaleza de la historia, Francisco de Asís. Estas realidades son retransmitidas en el siglo XXI por el papa Francisco a la manera de muchos de sus predecesores, desde el papa León XIII, y su atención a la dignidad del trabajador ‪‪—una causa especialmente cercana a mí como dirigente empresarial y asegurador de muchas actividades humanas‪‪— hasta el papa Juan Pablo II, y su férrea oposición a los conflictos armados y al sometimiento de tantos pueblos del mundo por parte de regímenes dictatoriales.‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬

A medida que el papa Francisco y muchos líderes mundiales con ideas afines se mueven para influir en los pensadores y el pensamiento del mundo y para pastorear a los ciudadanos con un mensaje de fraternidad, reverencia por nuestro mundo y hermandad, la Fundación del Día de San Francisco llevará esa luz, y ese mensaje, al mundo.

El 4 de octubre, día en el que se celebra a San Francisco de Asís, se convertirá en un punto de encuentro en el que confiamos; hoy es el inicio oficial.

Con vuestro compromiso y apoyo, mejoraremos la ecología humana, tal y como la concibió un gran santo, un papa visionario, y como la comparten todos los líderes y hombres y mujeres de buena voluntad.

Gracias.